POSICIONAMIENTO WEB PARA EMPRESAS

La Intención de búsqueda: ¿cómo optimizar tu contenido para satisfacer al usuario?

¿Qué objetivo tiene una persona cuando busca algo en Google? Saber responder a esta pregunta es clave si quieres que tu web aparezca en el top de los resultados. Vamos a ver por qué.

Por supuesto, utilizar palabras clave sigue siendo importante, pero el factor decisivo será si tu contenido responde a las necesidades y deseos de quien realiza una búsqueda o, en otras palabras, que tu contenido se ajuste a su intención de búsqueda.

Piénsalo de esta forma: cuando una persona busca algo en Google, generalmente ya tiene una idea preconcebida de lo que quiere, ya sea una pregunta, un problema, una compra o cualquier otra cosa. Por lo tanto, si quieres aparecer en la cima de los resultados y que la persona clique en el tuyo, tu contenido debe transmitir el mensaje: “¡Esto es EXACTAMENTE lo que buscas!”

Como Google es consciente de este hecho, en los últimos años ha ido ajustando cada vez más sus resultados a la intención de búsqueda y, hoy en día, optimizar contenidos en función de la intención se ha convertido en uno de los mayores retos del SEO.

Tanto así que por mucho que investigues y utilices palabras clave relevantes, optimices on page o emplees estrategias de enlaces, entre otras, si tus contenidos no están optimizados para responder a la intención de búsqueda, todas estas técnicas pueden perder eficacia.

Por todo ello, en este artículo aprenderás:

  • qué es la intención de búsqueda
  • cómo identificar la intención de una palabra clave en base a los resultados de búsqueda
  • cómo adecuar tu contenido de forma óptima

¿Ya sabes qué es la intención de búsqueda? Clica aquí para ir directamente a la parte sobre optimización.

Google reconoce cada vez mejor la intención de búsqueda

Así se veía Google en 1998:

Google en 1998


Fuente

Por aquel entonces, los resultados de Google ya cubrían diferentes intenciones de búsqueda. Por ejemplo, si buscabas por “Google” podías ver: su página principal, “Por qué utilizar Google”, “Cómo buscar en Google”, búsquedas más populares, etc.

Eso sí, no había anuncios y mucho menos imágenes o funciones adicionales. Solo aparecían los famosos “10 enlaces azules”.

Mientras que en la actualidad, como probablemente ya sabes, el aspecto actual de las SERP difiere enormemente de lo que fuera años atrás:

Google hoy

La página de resultados de búsqueda no se compone únicamente de los 10 links azules, sino que ahora está muy segmentada y dividida en los llamados “packs”. Así, por ejemplo, encontramos la información de las empresas en la parte superior derecha, sus últimos tweets en la segunda posición de los resultados y, a continuación, el resto de búsquedas relacionadas.

Con este tipo de resultados más actualizados, Google satisface un gran número de intenciones de búsqueda: mientras que algunas personas quieren saber cuándo se fundó la empresa, otras están más interesadas en sus últimas novedades.

Esto lo ha conseguido gracias a, en gran parte, actualizaciones como RankBrain y a diversos avances en el campo de la PLN. A día de hoy Google, como empresa líder del mercado, ha mejorado su forma de interpretar el compartimiento humano y sabe muy bien qué busca la mayoría de la gente y qué resultados esperan encontrar.

¡Y podemos sacarle provecho!

¿Qué es la intención de búsqueda?

Cuando una persona introduce una palabra o frase X en la búsqueda de Google u otro buscador, no quiere ver resultados que solo contengan esa palabra clave, sino páginas que le resuelvan el problema, la pregunta, la compra, etc. que haya planteado.

Pues bien, en realidad la intención de búsqueda no suele ser tan evidente como podríamos pensar a voz de pronto. Es por esto que Google supervisa continuamente el comportamiento de las usuarias/os y ajusta sus resultados en consecuencia.

Digamos que publicas un contenido y Google lo posiciona en su top 3. Si la mayoría de tus visitantes clican en tu resultado y se quedan en tu página, genial. Pero si, por el contrario, aterrizan en tu web y regresan de nuevo a Google para clicar en otros resultados, es probable que tu contenido no sea útil y no responda a su intención de búsqueda.

En consecuencia, Google eliminará tu página de los primeros resultados, aunque esté mejor optimizada desde un punto de vista técnico.

Por ejemplo, si buscas “toothache” (“dolor de muelas”) en Google verás que los resultados, en general, no tratan sobre artículos de investigación científica ni vídeos de personas con dolor de muelas, sino más bien sobre páginas que aporten un valor como remedios para aliviar el dolor muelas, causas, tratamientos, etc.

Veamos este ejemplo al detalle:

resultados para toothache (dolor de muelas)

Observa aquí las distintas intenciones de búsqueda enmarcadas en rojo para la frase “toothache” (“dolor de muelas”).

Si te fijas, la gente quiere saber por qué duelen las muelas, cómo averiguar si es grave y, lo más importante, cómo aliviar el dolor.

En resumen, debes ofrecer una solución a las necesidades de tu audiencia si quieres tener alguna posibilidad de aparecer entre los 10 primeros resultados.

El poder de la intención de búsqueda

Vamos a ver lo poderosa que es la intención de búsqueda con la palabra clave “apple”.

resultados de búsqueda para la palabra: apple

Como quizás ya sabes, “apple” significa “manzana” en inglés, sin embargo, en Google.com no verás ninguna fruta entre sus primeros resultados, sino más bien al famoso fabricante del iPhone.

Este es el poder de la intención de búsqueda. Si Google mostrara una manzana cuando, en realidad, la gente está esperando ver “una empresa”, nadie clicaría en sus resultados y por ende, nadie utilizaría este buscador. Por lo tanto, son las personas y no los buscadores, las que determinan el significado de las palabras que se buscan.

Como profesional SEO, tu trabajo consiste en alinear tu contenido con la intención de las personas. Para ello debes: 1. analizar con detenimiento la página de resultados de búsqueda de tu palabra clave objetivo, 2. examinar los resultados individuales y 3. basándote en esta información, decidir sobre qué va a tratar exactamente tu contenido y qué problemas va a resolver (esto lo veremos más adelante).

Las 4 categorías de la intención de búsqueda

La intención de búsqueda o las consultas que la gente hace (en inglés search queries) se suelen dividir en cuatro categorías principales:

  • Informativa
  • De navegación
  • Comercial
  • Transaccional
categorías de la intención de búsqueda

Hablamos de una intención informativa cuando una persona necesita, simple y llanamente, información sobre algo.

Ejemplos de una consulta informativa serían:

La intención de navegación no tiene nada que ver con buscar direcciones en Google Maps, un error muy común. Se refiere, más bien, a que a menudo las personas hacen consultas de navegación para ir a sitios web o subpáginas específicas.

Un ejemplo clásico sería el siguiente: las personas que buscan “Google” en Yahoo! no suelen estar interesadas en obtener información sobre Google sino, más bien, quieren ir a google.com.

búsqueda de Google en Yahoo!

Otros ejemplos de consultas de navegación podrían ser:

No obstante, cuando se buscan nombres de marcas o productos, muchas veces no está claro si se trata de una solicitud de información o de navegación.

Por ejemplo, “Basecamp” podría ser una búsqueda de la empresa “Basecamp, LLC” o del sistema de gestión de proyectos proporcionado por la misma empresa.

Además, aunque las búsquedas de navegación son habituales, no suelen jugar un papel muy destacado para los buscadores, pues es muy difícil monetizarlas.

Las consultas comerciales implican una decisión potencial de compra.

Algunos ejemplos esta intención serían:

Mientras que, finalmente, las consultas transaccionales tienen una clara acción en mente y, generalmente, suele ser una compra:

¿Cómo se desarrolla la intención de búsqueda?

Con frecuencia las usuarias/os necesitan hacer varias consultas hasta alcanzar su objetivo final, sobre todo a la hora de tomar decisiones (el objetivo final suele ser una compra).

Con lo cual, la intención de búsqueda inicial parte de un concepto muy amplio que se va concretando con cada consulta.

Un ejemplo de ello sería la siguiente secuencia de búsquedas:

Tailandia > Islas de Tailandia > Koh Tao > Buceo en Koh Tao > Precios de las escuelas de buceo de Koh Tao > Reservar un curso de buceo en Koh Tao

Modificadores de búsqueda más habituales

A veces puedes reconocer qué intención tiene una consulta de búsqueda por las palabras adicionales (modificadores) que contiene:

InformativaComercialTransaccionalDe navegación
Preguntas Q (quién, qué, etc.)comparacionesprecios/costenombre de marca
recomendacionesexperienciascomprarnombre de producto
tutorialesalternativasalquilernombre del servicio
instruccionestopcatálogosnombre de la subpágina
consejosreseñasahoraintitle:
aprenderfuncionalidadesparticiparinurl:
ejemplosvisión generalbaratoregistrarse/iniciar sesión

De todas formas, no siempre es tan sencillo asignar una consulta a una intención concreta con claridad. Así pues, esta lista solo pretende ser una guía orientativa. Seguramente encontrarás otros modificadores si prestas atención a tu propio comportamiento diario de búsqueda.

Las funciones de búsqueda te pueden ayudar a identificar la intención. ¿⁣Sabes cómo?

Dependiendo de la consulta, Google suele mostrar unas u otras funciones especiales que pueden darte una pista sobre la intención búsqueda.

Por ejemplo, si buscas “ir de Nueva York a Philadelphia direcciones” verás de primeras el widget del mapa:

buscar direcciones

Mientras que para las consultas que contienen la palabra “buy iphone” (“comprar iphone”), Google suele mostrar un carrusel de productos:

búsqueda sobre compras

Por lo tanto, cuando analices la página de resultados de búsqueda (SERP), fíjate no solo en los resultados en sí, sino también en todas las funciones especiales que el buscador te muestra.

¿⁣Cómo averiguar la intención de búsqueda con Seobility?

Aunque los modificadores y las funciones te pueden echar una mano para determinar la intención de búsqueda, no están disponibles para todas las consultas.

Asimismo, tienes que realizar un análisis directo de los resultados, lo cual, si estás realizando una investigación de palabras clave muy extensa, puede ser tedioso e impracticable.

Digamos, por ejemplo, que quieres generar listas de palabras clave para cada categoría (transaccional, comercial, informativa y de navegación). En este caso vas a tener que ir buscando palabra por palabra en Google de forma individual.

Pero también puedes ahorrarte este trabajazo y utilizar el Buscador de palabras clave gratuito de Seobility para averiguar fácilmente cuál es la intención o intenciones de búsqueda dominantes de todas tus palabras clave:

columna con la intención de búsqueda del buscador de palabras clave de seobility

Con esta herramienta podrás ver múltiples categorías si las SERP responden a varias intenciones. Esto suele ocurrir, por ejemplo, cuando una palabra clave es demasiado genérica (“Argentina”) y podría albergar más de una intención de búsqueda, como “información sobre Argentina” o “reservar unas vacaciones en Argentina”.

Además, también puedes buscar palabras clave directamente según su intención de búsqueda:

filtro para la intención de búsqueda

¿Superútil, verdad?

Optimiza tu contenido según la intención de búsqueda en 3 pasos

Pero vamos al turrón: ¿cómo reconocer la(s) intención(es) detrás de cada consulta y optimizar tu contenido?

En realidad, este proceso es más sencillo de lo que puedas esperar.

Grosso modo, solo tienes que echarle un vistazo a la página de resultados de Google y analizar todas las páginas que aparezcan entre las 10-20 primeras posiciones.

Y a continuación responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál puede ser el objetivo de las usuarias/os que están formulando las consultas?
  • ¿Qué formatos de contenido utilizan las páginas que rankean?
  • ¿Con qué enfoque se han redactado los contenidos y cuál es su mensaje?

Si combinas toda esta información, podrás hacerte una idea más acertada sobre los contenidos que puedes o debes escribir.

Pero no desesperes, porque vamos a ver este proceso paso a paso.

Además, ten en cuenta que optimizar para la intención de búsqueda no es ciencia nuclear y que, en realidad, es mucho más importante que pruebes diferentes formatos, contenidos, ideas y enfoques. Te sorprenderá ver lo bien que puede funcionar.

Paso 1: comprueba si la página de resultados es estable (o no)

Durante tu investigación, inevitablemente te darás cuenta de algo: las SERP pueden cambiar.

Mientras que algunas son estables durante años y siempre muestran los mismos resultados, otras fluctúan mucho, incluso estacionalmente.

En este tipo de SERP, casi ninguna página permanece en la misma posición y se añaden y eliminan páginas constantemente (que pueden volver a aparecer un par de minutos después).

Esto es así porque Google siempre está probando todo tipo de elementos en sus páginas de resultados, incluyendo los resultados mismos, funcionalidades de búsqueda, temas, resultados nuevos vs. antiguos, etc.

He aquí un buen ejemplo de SERP estables frente a inestables: “cat breeds” (“razas de gatos”) vs. “cat food” (“comida para gatos”). Mientras que las SERP de “razas de gatos” no experimentan grandes cambios a lo largo del tiempo:

búsqueda sobre razas de gatos

“Comida para gatos” es otra historia, pues siempre hay alguna marca nueva en el mercado o alguna tienda online y, como te imaginas, los productos nuevos y las tendencias también afectan a los resultados:

búsqueda sobre comida para gatos

Por esta razón, deberías examinar primero, como mínimo, las SERP de tus palabras clave más importantes. Haz capturas de pantalla semanales de las páginas de resultados y compáralas unas con otras, así puedes hacerte una idea de cuán estables son.

Ahora bien, esto nos lleva a plantearnos la siguiente pregunta: ¿cómo afecta la inestabilidad de las SERP a tu estrategia de optimización?

Bueno, todo tiene sus pros y sus contras.

Como regla general, las SERP estables son más difíciles de conquistar. Con las inestables, por el contrario, tienes más posibilidades de que tu página se posicione en el lugar de otra. Eso sí, es un arma de doble filo, porque tu página podría ser sustituida con la misma rapidez.

En cambio, si tu sitio consigue entrar en una categoría SERP estable, obviamente te beneficiarás durante más tiempo.

Consejo: es más fácil posicionar si optimizas para palabras long tail como, por ejemplo, “galletas de avena con mantequilla sin hornear” en lugar de “galletas sin hornear”.

También ten en cuenta que los temas de actualidad (noticias, cambios en la legislación, lanzamientos de productos y/o acontecimientos políticos) pueden modificar las páginas de resultados drásticamente y de un momento para otro. Por lo tanto, es importante que lleves un registro de las SERP para tus palabras clave más relevantes.

Paso 2: establece el formato y el enfoque del contenido

En cuanto hayas elegido tus palabras clave objetivo, deberás empezar a planificar el contenido. Aquí hay dos elementos cruciales a tener en cuenta:

  • El formato del contenido
  • El enfoque o mensaje que quieras darle al mismo

Ambos aspectos son fundamentales para responder a la intención de búsqueda.

Por lo general, puedes reconocer los formatos más usados en las SERP consultando los primeros resultados, pero si no estás segura/o, examina todas las páginas que aparezcan entre las 10-20 primeras posiciones.

Ejemplo: formatos de contenido para la búsqueda “mesa DIY”

Vamos a ver esto del formato con el siguiente ejemplo.

Si buscas “DIY table” (“mesa DIY” o hecha por ti) encontrarás los siguientes formatos de contenido en el top de las SERP:

  1. En el primer lugar, un vídeo breve sobre cómo hacer una mesa DIY. Lo normal es que los vídeos ocupen el primer lugar cuando se trata de búsquedas DIY o «hacerlo tú misma/o».
  2. SEn segundo lugar, verás un carrusel de imágenes. Fíjate también en el menú de la parte superior, que es similar al menú de búsqueda de Pinterest:
  3. A continuación verás un artículo y la función “People also ask” (“La gente también pregunta”), donde destacan especialmente las consultas “mesas DIY baratas y fáciles”:
  4. Le siguen más vídeos. Además, Google destaca los 10 momentos clave en la construcción de una mesa DIY para que las usuarias/os puedan ver y saltar directamente entre los distintos pasos. Esta función está pensada para agilizar la navegación de las audiencias más impacientes:
  5. Continuamos con otro artículo de ideas para proyectos de mesas DIY y un merecido puesto para Pinterest:
  6. En las últimas posiciones, encontrarás un sitio web similar a Pinterest, otras dos listas de ideas de mesas DIY y un tutorial:

Como acabamos de ver, el objetivo o la intención de las personas que buscan “mesa DIY” es conseguir ideas inspiradoras y/o ver tutoriales prácticos.

Así que, en cuanto al formato del contenido, podrías optar por una guía, preferiblemente desglosada en pasos, con muchas imágenes o series de imágenes, idealmente respaldada por un vídeo.

Otra forma de acceder a esta SERP podría ser mediante un artículo o una galería de imágenes que sirva de inspiración y proporcione ideas.

Ejemplos de formatos de contenido

Existen multitud de formatos de contenido entre los que puedes elegir.

Por ello, te dejamos aquí un resumen que te puede servir como referencia. Para facilitarte las cosas, hemos organizado estos formatos en función de su eficiencia para satisfacer cada tipo de intención de búsqueda:

  • ✪ Menos adecuado
  • ✪✪ Adecuado
  • ✪✪✪ Muy adecuado
FormatoInformacionalComercialTransaccional
Noticias✪✪✪
Reportajes✪✪✪
Comentarios y opiniones✪✪✪
Entrevistas✪✪✪
Historias personales✪✪✪
Contenido viral (vídeos, imágenesy texto)✪✪✪
Recursos visuales (infografías, gráficos, bocetos…)✪✪✪✪✪✪✪
Herramientas y plantillas✪✪✪✪✪✪✪
Cuestionarios✪✪✪✪✪✪✪
Estudios y encuentas✪✪✪✪✪✪✪
Instrucciones y entrenamiento✪✪✪✪✪✪✪
Guías✪✪✪✪✪✪✪
Comparativas y reseñas✪✪✪✪✪✪
Listas (rankings, listados)✪✪✪✪✪✪
Guías para clientas/clientes✪✪✪✪✪✪
Consulta o evaluación gratuita✪✪✪✪✪
Opinión de clientas/es✪✪✪✪✪
Testimonios✪✪✪✪✪
Demos y pruebas✪✪✪✪✪
Catálogos✪✪✪✪✪
Casos de estudio✪✪✪✪✪
White papers✪✪✪✪✪
Webinarios✪✪✪✪✪
Conferencias y eventos✪✪✪✪✪
Calculadoras✪✪✪✪✪

Ahora bien, esta tabla no es más que una guía y no está tallada en piedra.

Podría ser que, por ejemplo, se promocione un producto con una entrevista, aunque no es el escenario más común, ya que son pocas las personas que buscan una entrevista con la intención de comprar algo.

De igual manera, también es poco probable que alguien busque la definición de una palabra, por ejemplo, en una comparativa de productos. Podría encontrarla, sí, pero probablemente no la buscaría ahí.

El enfoque del contenido también es crucial

Como ya hemos visto, elegir el formato de contenido correcto no siempre es suficiente para satisfacer la intención de búsqueda. La perspectiva o el enfoque único de tu contenido también puede ser crucial.

En una entrevista Bernard Huang, fundador de Clearscope, destaca como ejemplo de enfoque la página SERP de «learn to code» (“aprender a programar”):

búsqueda: learn to code

En 2016 TechCrunch se formuló la pregunta: ¿Debería todo el mundo aprender a programar? Y su enfoque fue “no”.

De esta forma, su artículo sigue estando en el top 10 en la actualidad, a pesar de que rompe con el resto de resultados que encontrarás en esta SERP.

Esto demuestra que también se puede entrar al top ofreciendo una perspectiva alternativa. (La entrevista completa con Ross y Bernard es bastante interesante, la puedes consultar aquí: Search Intent Perspectives w/ Clearscope’s Bernard Huang).

Sin embargo, también puedes decantarte por una estrategia menos arriesgada: crea contenido que encaje con los resultados actuales de Google, pues el buscador ya te muestra aquellos que considera relevantes. No necesitas reinventar siempre la rueda.

Cómo encontrar el enfoque adecuado para tus contenidos

Tomemos como ejemplo la palabra clave “bake bread” (“hacer pan”).

En las primeras posiciones encontrarás los siguientes enfoques de contenido (marcadas en rojo):

  1. En la galería de recetas en la parte superior, ideas para principiantes, así como consejos para hacer una receta de pan artesanal:consulta para bake bread
  2. Debajo de la sección “La gente también pregunta” (“People aslo ask”), verás dos recetas sobre cómo hacer pan fácilmente:
  3. A continuación, encontrarás una receta de pan casero, que promueve el “sabor de casa” (“Taste of home”):
  4. La sección de videos que le sigue ofrece recetas fáciles y rápidas para principiantes (“easy”, “begginer friendly”):
  5. Justo debajo de estos vídeos, encontrarás el resultado «the cience of baking bread” (“la ciencia de hacer pan”). A simple vista, esta página se desvía un poco de la norma y ofrece una pequeña lección de química, cubriendo las condiciones y procedimientos perfectos para hacer pan:
  6. Para cerrar, los dos últimos resultados incluyen una colección de varias recetas de pan y una idea fácil para hacer pan sin amasar (“no knead”):

En resumen, tenemos: recetas de pan para principiantes, cómo hacer pan artesanal, recetas de pan fácil y rápido, pan con sabor a casa, la ciencia de hacer pan y pan sin amasar.

Por supuesto, no tienes que abordar cada uno de estos enfoques para posicionarte en el top, basta con que te concentres en un mensaje o en una combinación de perspectivas. Por ejemplo:

  • Hacer pan: receta rápida para cualquier mortal
  • Receta de pan artesana: fácil incluso para principiantes
  • Usa este método científico para hornear el pan perfecto
  • Y finalmente, hay otros enfoques que podríamos estar pasando por alto como: “Hornear pan como lo hacía mi abuela” o “Recetas familiares para hacer pan sin amasar”. ¿Tiene este título potencial para posicionarse en las SERP principales o solo en las de long tail? La única manera de averiguarlo es probándolo. Eso sí, asumiendo los riesgos, pues desconocemos si este enfoque realmente se ajusta a la intención de búsqueda de estas SERP. En cualquier caso, aunque pueda parecer un reto, no es imposible y por ello debemos seguir experimentando.

Paso 3: analiza las páginas con mejores rankings

Además de las SERP, también debes analizar el contenido de las páginas con mejores rankings en términos de longitud/profundidad del contenido, uso de medios, temáticas, etc. Esto te puede dar pistas sobre cómo crear tus contenidos para que también se posicionen en la página de resultados.

La idea es que leas los artículos, compruebes si emplean imágenes, vídeos, funcionalidades, etc. y evalúes tanto el formato como el enfoque del contenido. A continuación, haz un resumen y registra los aspectos más destacados que hayas visto.

Dicho lo cual y como quizá ya te estés preguntando, esto no es factible cuando se trata de sitios web con miles de subpáginas como, por ejemplo, SeriousEats.com.

En tal caso y siguiendo nuestro ejemplo, te puedes centrar más bien en una única receta, que esté bien y sea completa, y a partir de aquí enfocarte en la intención de búsqueda detrás de las 10 – 100 palabras clave más importantes.

Si todavía te falta un toque de inspiración para tu redacción, también puedes echarle un vistazo a las “Búsquedas relacionadas” (“related searches”) que se muestran en la parte inferior de las SERP:

consulta relacionadas con beak bread

Esta sección te ofrece no solo ideas adicionales, sino también diferentes enfoques. Por ejemplo, verás que hay personas buscando “recetas de pan con corteza crujiente”, “la temperatura ideal en grados Celsius para hornear pan” o incluso “cómo preparar pan sin necesidad de horno”. Esta última, la he probado yo mismo, y mi único consejo es: ¡NO! No lo intentes.

Por último, comprueba si cada página del top 10 incluye cada uno de estos puntos y considera añadir, al menos, los puntos más relevantes en tu propio contenido.

Consejo pro: optimización anticipada

Por lo general, te recomendamos que identifiques la intención dominante de un término de búsqueda y construyas una página dedicada, ya sea texto, imagen, vídeo, una página de producto, etc.

De esta forma, estás jugando seguro con Google al darle a tu audiencia exactamente lo que quiere. Recuerda, son las usuarias/os quienes deciden qué es lo más importante para la búsqueda.

Pero, por otra parte, si tienes una bola de cristal o esperas cambios en ciertas SERP, también puedes anticiparte y crear X contenidos con antelación.

Ciertamente, esta no es la forma más sencilla de optimizar la intención de búsqueda, pero muchas/os SEOs profesionales lo hacen, así que no es imposible.

Consejos para la creación de contenidos

Ahora vamos a echarle un vistazo a los elementos más importantes que debes tener en cuenta a la hora de crear contenidos para una intención de búsqueda específica:

  1. Ya has determinado la intención de búsqueda. ¡Ahora dale a tus usuarias/os lo que quieren!
  2. Utiliza títulos “escaneables”. Tus visitas deben ser capaces de desplazarse arriba y abajo por tu contenido con facilidad y de descubrir rápidamente si tu página responde a sus necesidades. Esto aumenta considerablemente la probabilidad de que tus audiencias pasen más tiempo en tu sitio y, por lo tanto, Google recibe la señal de que tu página es un buen resultado para la búsqueda.
  3. Separa las secciones de texto que sean muy extensas en subtítulos, listas, citas, cajas de comentarios, resúmenes breves del texto, tablas y otros elementos.
  4. Considera incluir un índice de contenidos.
  5. Sé concisa/o. Utiliza palabras llanas. Ve directa/o al grano. Sé clara/o.
  6. Coloca la información más importante al principio.
  7. Emplea imágenes y recursos visuales de calidad (vídeos, gráficos, ilustraciones, infografías, elementos interactivos, etc.). Describe qué contiene la imagen o elemento en las leyendas o incluye información significativa.
  8. Dirige a tus usuarias/os hacia el próximo paso una vez que hayan terminado de leer tu contenido. Por ejemplo, si la intención de búsqueda es “aprender X”, puedes incluir un cuestionario al final de tu página para comprobar lo aprendido. Así, la persona interactúa más tiempo con tu web y evitas que regrese a Google para buscar de nuevo.
  9. Crea una página única por cada intención de búsqueda. No comprimas demasiadas ideas en una publicación ni optimices una página para que cubra varias intenciones de búsqueda a la vez.

Analiza el comportamiento de tus visitantes

Digamos que has logrado tu objetivo y tu página ya se posiciona en el top 10 de Google. ¡Felicidades! Pero aún no es momento de celebrar porque tus tareas no han terminado.

Recuerda que tus visitas quieren alcanzar su meta lo más rápido posible; ya sea rellenar un formulario, añadir algo al carrito de la compra, responder a una encuesta, jugar un juego o incluso clicar en un anuncio. Independientemente de lo que estén buscando, deben poder hallarlo sin demoras.

Pues bien, si tus usuarias/os dan señales de que algo no va bien (parecen no encontrar un elemento, regresan a la búsqueda de Google o navegan en tu sitio durante mucho tiempo sin interactuar) debes descubrir qué está fallando en tu página.

Para ello puedes trabajar con herramientas de analítica como Google Analytics (para un análisis general de datos) o Hotjar para observar cómo tus visitas interactúan con tu sitio. Esta tool te permite grabar las sesiones de tus usurias/os y reproducirlas posteriormente para su análisis.

Por último, también debes contar con una buena dosis de intuición y empatía. Como ya hemos visto, determinar la intención de búsqueda no es una ciencia exacta. Después de todo, muchas personas no tiene muy claro lo que esperan obtener de Google y experimentan mientras buscan. Y tú deberías hacer lo mismo con la optimización.

Saludos desde el futuro

Si has llegado hasta aquí, ahora te pregunto: ¿crees que con una optimización sencilla y rápida vas a salir adelante sin problemas? Pues ni por asomo. El futuro está a la vuelta de la esquina.

En este artículo: “MUM: Un nuevo hito de la IA para entender la información” (MUM: A New Ai Milestone For Understanding Information), el ingeniero de Google Pandu Nayak ya deja caer que Google está trabajando en soluciones para predecir cómo responder mejor a las secuencias de búsqueda complejas.

Vamos a verlo con un ejemplo. Digamos que el año pasado escalaste el volcán Teide y este año estás pensando en subir al Aconcagua. Son dos montañas totalmente distintas, así que necesitas averiguar en qué se diferencian para preparar bien tu viaje.

Para búsquedas con este nivel de complejidad, lo normal es que se realicen unas siete u ocho consultas de promedio, según Pandu.

Una experta que ya haya escalado ambas montañas varias veces probablemente pueda proporcionar una respuesta de manera inmediata.

Y esto es exactamente a lo que Google aspira. MUM o “Multitask Unified Model” optimiza el algoritmo de Google para que incluso problemas tan complejos puedan ser respondidos con una cantidad de búsquedas significativamente menor.

Así que si piensas que optimizar para la intención de búsqueda es engorroso, prepárate, porque vienen curvas.

Reproductor de vídeo

00:00

00:09

¿Sorprendente, verdad?

Conclusión

En los últimos tiempos, la lucha por las mejores posiciones se ha tornado cada vez más difícil. Incluso si tienes un excelente perfil de backlinks y estás utilizando las mejores prácticas de SEO técnico, es poco probable que consigas y mantengas buenos rankings de manera generalizada.

A Google le importa mucho la intención de búsqueda. Ya no se trata de “aquí tienes una página con las palabras que estás buscando”, sino más bien de “aquí tienes una lista de páginas que resolverán cualquier problema que puedas tener al buscar exactamente esa frase”.

Optimizar para la intención de búsqueda es esencial en el SEO actual. Afirmación con la que concuerdan la mayoría de las expertas y expertos de la industria.

Pero tampoco te olvides de que todo es un proceso. Si quieres posicionarte en el top, puede que necesites varios intentos. Probar es la clave.

¡Te deseo suerte! 🙂

¿He olvidado algún punto importante? Házmelo saber en los comentarios.

¿Quieres aprender más?

Si estás motivada/o y quieres aprender más sobre la intención de búsqueda, te dejo por aquí algunos contenidos relacionados.

Análisis hiperpráctico

Cómo decodificar la intención de búsqueda y RANKEAR para más palabras clave (How To Decode Search Intent and RANK for More Keywords) por Adam Enfroy.

Este vídeo te ayudará a tener presente la intención de búsqueda durante la optimización desde un enfoque práctico.

Ejercicios sobre la intención de búsqueda

simplifiedsearch.net ofrece un PDF muy chulo y útil – llamado “Ejercicio de Intención de Búsqueda” (Search Intent Exercise) – para trabajar la intención de búsqueda:

search intent exercise

Intención de búsqueda emocional

En “Piensa con Google” (“Think with Google”) encontrarás un caso de estudio fascinante titulado “Mismos términos de búsqueda, diferente intención” (“Same Search Terms, Different Intent”). La tesis va de que prácticamente cada búsqueda está acompañada de alguna de estas seis emociones o deseos:

  1. Sorpréndeme
  2. Ayúdame
  3. Asegúrame
  4. Enséñame algo
  5. Impresióname
  6. Emocióname

¿Sobre qué emoción o emociones debería centrarse tu contenido?